jueves

EL JUEGO Y EL NEGOCIO

Si le preguntamos a un jugador patológico el motivo por el que juega, por lo que le mueve a jugar, encontraremos una respuesta invariable: “por dinero, para ganar dinero”. Esta respuesta la dará con muchísimas mas frecuencia, un jugador con problemas, o un jugador profesional, que vive de jugar a determinados juegos donde la competencia y habilidad es necesaria. El resto de jugadores, es decir, los que no tienen problemas con esta actividad, contestarán que por la ilusión, para divertirse, o porque lo pasan bien, dependiendo de a que juego estén jugando.
Esta explicación que ofrece el jugador problemático, y que claramente equipara la conducta de juego con un negocio, pude expresarse de diversas formas:
“juego como forma de recuperar lo que he perdido” (que es lo mismo que decir que juego para ganar dinero), “juego para ver si me saco un extra”, “juego porque a veces he ganado y llego mas desahogado a final de mes”,” juego porque necesito el dinero para pagar deudas”, etc...



El jugador patológico, funciona con este autoengaño, y para sostenerlo hace las cuentas de forma conveniente con su forma de explicar y explicarse. Si realmente se tratara de una actividad económica, de un negocio, el jugador haría las cuentas de forma coherente con esta idea, es decir, calcularía a final de un periodo de tiempo mas o menos representativo, es decir, un mes, seis meses o un año, las ganancias y le restaría los gastos y las pérdidas, como con cualquier otro negocio. Y así conocería exactamente el rendimiento económico de su actividad, los beneficios. Pero el jugador con problemas no hace esto, sino al contrario, no calcula nunca sus ganancias o sus pérdidas, aunque bien es cierto, que independientemente de esto, tiene bien claro que jugando pierde dinero. Entonces, ¿porque se explica las cosas de esta forma?. Creo que por dos razones. La primera es que no tiene disponible otra forma de explicarse porqué hace lo que hace, salvo la estúpida y anti-intelectual idea de que está enfermo. La segunda es que de esta forma no tiene que enfrentarse a un hecho que le preocupa y que teme, el jugar ya no puede ser porque solo genera pérdidas, o al menos la única explicación accesible para él, y con cierta lógica, no podría sostenerse, tendría que salir del bucle, del círculo vicioso en que se ha convertido su vida. Y eso es duro, doloroso y requiere tomar unas cuantas decisiones complicadas. Por eso, es raro que la persona afectada solicite ayuda, a no ser que ya el continuar por si mismo/a no sea posible.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

aaa

MICAEL dijo...

Hola Jesus,sin que sirva de precedente,completamente de acuerdo,si a mi me dejasen las cuentas de un banco en numeros rojos, las acabaria explicando de tal manera que al final incluso invertirias en el.Creo que no hay nada peor para un ludopata que la verdad,esa es nuestra enemiga,porque nos saca de nuestro mundo idilico,donde 2+2-5= a lo que nos de la gana y nos devuelve al mundo de que si gaste 4 y gana 1 perdi 3,pero eso no nos interesa,porque como tu dices nos haria darnos cuenta de que perdemos,inevitablemente perdemos,y entonces habria que dejarlo,y si como en mi caso no podrias,te darias cuenta de que algo va mal,y solo hay dos opciones,o eres tonto del culo,o estas enfermo,y ninguna de ellas es buena,asi que sigues en tu economia ficticia,donde las cuentas siempre salen,a tu manera,pero siempre salen.
Un saludo

MICAEL dijo...

En relacion en pedir ayuda,y porque se suele esperar tanto,creo que tambien hay otros factores,para mi el mas importante es la dificil justificacion que tienen tus actos,eso hace que sigas,muchas veces porque eres incapaz de explicar lo que haces y porque lo haces,(por supuesto tienes miedo a dejarlo),como cualquier otra adiccion,pero en esta que no hay sustancia,no encuentra socialmente una justificacion,eres un vicioso,si fueses adicto a la coca,tendrias mucha mas justificacion social,eso hace que tengas miedo a pedir ayuda,eso y que no hay un deterioro fisico,aveces ni conductual que haga que alguien se de cuenta de que estas haciendo algo mal hasta que es muy tarde.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Hola Micael, cuanto tiempo¡¡¡.
Si, tal vez en la superficie parezca que es una cuestión de justificaciones, o que una cosa es mas razonable que la otra, pero al final del día las razones son bien poco importantes. Los hechos, y sus consecuencias son lo único que marca la diferencia.
Saludos y un placer leerte nuevamente.

Anónimo dijo...

Hay un momento en el que el dinero sube por encima de lo apostado, en los dados, cartas, apuestas en deporte... sino nadie se engancharía. Cuando aprendes a jugar, ese momento de ganancias netas ocurre siempre. yo personalmente juego a las tragaperras, las automáticas y jugaba también a los slots que lo llaman en Internet y en el caso de que el saldo no suba por encima de lo apostado al final te das cuenta de que la "máquina" no te va a soltar dinero, por eso se juega primero unas cuantas series a 5 ctos. Si después de 60 vueltas te da un premio bajo, continua otras 30 y te da otro premio bajo y todavía esperas un poco más pensando que en breves se pondrá a vaciar y te vuelve a salir otro premio bajo (que lo camuflan con Bonus que dan poco dinero) entonces tienes que irte a otra máquina (la frecuencia depende del juego y de la máquina). Total de pérdidas 120 rondas a 5ctos te sale a unos 5 euros de pérdidas. Que no es mucho.
Por otro lado para que la máquina te suba considerablemente por encima de lo apostado hay que estar horas. Y es ahí donde reside el truco de las máquinas tragaperras (por lo menos en las nuevas) es muy dificil parar de golpe despues de llevar horas jugando, el sonido, los colores o la propia inercia hacen casi imposible retirarse a tiempo. Y cuando sabes que la máquina dice hasta aquí y que hoy en vez de 60 euros solo te puedes llevar 5???. por otro lado las máquinas siguen unas series estudiadas para que te “calientes” y aumentes de manera creciente la apuesta es decir, más de 90 rondas sin salirte un buen premio cuando lleva toda la partida (2 horas) saltandote el Bonus como máximo a las 40 rondas. Juegan con la lógica, pero existe una lógica no se pueden dejar al azar los salarios de los trabajadores, el pago del alquiler del local, el mantenimiento de las máquinas, la electrcidad. Y es en esa lógica donde un jugador puede generar beneficios. A lo que quiero llegar es que un jugador Perfecto frío, constante, paciente, calculador, reflexivo, disciplinado... podría llegar a ganar dinero con el juego. Pero para llegar a la perfección hay que perder antes mucho dinero, el estar contando series durante horas te genera como una especie de migrañas, el tiempo que se pierde jugando, con la cantidad de actividades maravillosas que puede hacer una persona no se puede recuperar, cuando aprendes a jugar ya es demasiado tarde para poder dejarlo. El juego te crea una serie de emociones, excitación, adrenalina que cuando sales del casino te sientes como si has jugado un partido de fútbol. Esta sensación junto a la obsesión por ganar dinero fácil y rápido, son en mi opinión las principales causas de mi adicción al juego.

Quiero agradecerte el poder expresarme en tu Blog. Y para todo aquel que lo lea, yo voy este lunes a ver que consejos me dan o que información extra puedo recibir para terminar con este problema, el mismo que en su día me ha llegado a quitar la felicidad.

Las adicciones no se curan, al que le guste el juego le va seguir gustando, igual que al alcohólico rehabilitado le va seguir gustando el alcohol. Pero se aprenden a controlar.o eso espero :)
Saludos,
juan