miércoles

OIGA, PUES YO TENGO CLARO QUE QUIERO SEGUIR JUGANDO, ¿CÓMO PUEDO HACER PARA NO CONVERTIR MI GUSTO EN DISGUSTO?

Bien, partamos de la base de que es legítimo que a usted le guste tanto jugar (si esta frase le resulta chocante, o le parece casi un insulto, le convendría plantearse seriamente sus motivaciones para hacer lo que hace) que desea seguir haciéndolo y no concibe su vida sin dedicar un rato a esa actividad. ¿Cómo hacer para que resulte aceptable e incluso se coordine con el resto de su vida? ¿Existe una forma?. Si, existe una forma que en el “argot” de las gentes que estudian este problema, se denomina “juego controlado”. o “juego responsable”. La sola mención de esta posibilidad entre las asociaciones de autoayuda dedicadas a la rehabilitación del juego patológico provoca normalmente la misma reacción que si mentáramos al diablo en el Vaticano ante el Papa. Sin embargo, les garantizo (hay estudios sobre el tema) que en algunos casos funciona, y como si usted está leyendo esto, es posible que esté teniendo problemas con su conducta de juego, y que por ahora no piense en dejar de realizarla, y tampoco en acudir pidiendo ayuda a ninguna parte, creo que en general será positivo que disponga de esta información y haga el intento.
Antes de entrar en materia, he de decirle que si hace lo que le digo al pié de la letra, difícilmente el juego supondrá un problema para usted. También he de advertirle de que le resultará complicado, ya que el juego dejará de ser una actividad tan apasionante como antes, y además tendrá un tiempo y un espacio limitado, con lo cual la diversión también será limitada (y por tanto los problemas también, esta es la parte buena).
Paso a exponerle los pasos a realizar, que repito, es conveniente que siga al pié de la letra:
1) Calcule cuanto dinero puede gastar mensualmente en jugar. NO cuente nunca con las ganancias. Póngase en el peor de los casos, y el cálculo hágalo suponiendo que va a perder siempre. O hágase a la idea de que tiene una afición mas o menos cara y calcule cuanto está dispuesto a invertir en ella. Dependiendo de su situación personal, es evidente que podrá gastar mas o menos. Si el presupuesto calculado incluye el tener que engañar a su pareja o a su entorno, tenga en cuenta que esto tendrá consecuencias, así que todo esto que va a hacer, tarde o temprano se revelará como ineficaz (los demás también tienen derechos). Es conveniente que el presupuesto mensual, por tanto, sea tan ajustado a su economía como para no tener que estar dando continuamente explicaciones (estaríamos en las mismas...)
2) Calcule los días al mes que suele jugar. Normalmente hay una regularidad, en algunos casos, sorprendente. Es posible que solo juegue los fines de semana, o solo días entre semana. También es posible que juegue a diario.
3) Divida el presupuesto mensual para juego entre los días que juega. El resultado es su PRESUPUESTO PARA JUEGO, POR SESIÓN DE JUEGO.
4) Una vez obtenido su presupuesto por sesión, dedique solo esa cantidad para jugar, es decir, cuando entre pérdidas y ganancias liquide el presupuesto, se irá usted a casa, sin tener en cuenta intuiciones, estado de la sesión de juego, contexto de la sesión, ni cualquier otro factor que pudiera hacerle permanecer jugando mas allá del presupuesto que usted mismo se ha asignado.
5) Si el presupuesto por sesión le parece muy corto, puede reducir el número de sesiones para disponer de mas presupuesto, pero esto hágalo previamente, y una vez calculado, comprométase y realice lo que usted mismo ha acordado a rajatabla.
6) En este punto se preguntará para que sale a la calle con tanto dinero, si el presupuesto para juego es limitado. Si señor, es conveniente que deje todo ese dinero en casa y no lo saque a paseo sin necesidad.
7) Es decisión suya si quiere irse ganando en una sesión o no, pero no debe cambiar el presupuesto por sesión bajo ningún concepto, haya ganado o no. Si se da el caso, que haciendo esto, el juego incluso le reporta algún beneficio económico, POR FAVOR, MAS MOTIVO PARA NO CAMBIAR EL SISTEMA, SEGURAMENTE ES LA PRIMERA VEZ QUE GANA USTED ALGO MAS QUE DIVERSIÓN Y DOLORES DE CABEZA A POSTERIORI, CON ESTA ACTIVIDAD.

Le repito que siguiendo este sencillísimo sistema, el inconveniente es que el juego se convertirá en algo limitado y controlado, y perderá la esencia de lo que le llevaba a usted a sobreutilizarlo. La ventaja es que empezará a solucionar algunos problemas que hasta este momento le parecían insalvables.
Si hacer esto al cabo de un tiempo le resulta imposible, ¿que necesita usted que le ocurra para tener claro que juega por todos los motivos que se le ocurran, menos para GANAR DINERO?. LLegados a este punto, comparta su problema con alguien, es el principio de empezar a solucionarlo.

16 comentarios:

MICAEL dijo...

Hola Jesus,interesante teoria,que te dire que no es la primera vez que se me pasa por la cabeza,a lo mejor no tan mejorada como la tuya,pero si en la esencia.
Pero le veo un fallo,que es poner de guardian de tus actos a ti mismo,y eso ya sabemos todos como acaba.
En definitiva,es como el sueño de cualquier fumador de tabaco,el de fumar solo los 4 cigarrillos diarios,y asi ahorrarse el mal trago que para el representa el dejarlo por completo,y tambien sabemos como acaba esa historia.
Creo que puede funcionar,pero con una eficacia muy corta.
Me explico,quedan dos jugadas para llegar al limita impuesto,y en ese momento la maquina te da 20 bonos para el juego superior,el jugador que te diga que coge,juega solo los dos creditos,y se da la vuelta,ese,o te ha mentido,o no tiene un problema con el juego.Porque al final esas normas van contra la metodologia de una maquina,que no es otra que pensar que en la siguiente jugada vas a ganar.
Yo sigo pensando que lo importante es descubrir que es lo que te lleva a estar delante de la maquina,y que es lo que buscas en ella.
un saludo

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Claro. Lo único que ocurre con este "sistema" es que se limita la "diversión", se le quita espontaneidad y por lo tanto no puede ser en la esencia igual. De esa forma se estaría jugando esencialmente para ganar dinero, o por lo menos para no perderlo. No para divertirse desde luego, porque cualquier cosa divertida a la que le pongas limitaciones, trabas y barreras, ya no resulta tan divertida. De esta forma estamos de acuerdo que no habría forma de perder grandes sumas y que el juego se haría algo asumible, pero desde luego nada apasionante.
Por eso es tan ilustrativa tu respuesta. ¿Preguntandote los porqués?. Porque no quieres dejarlo, porque te gusta demasiado, te apasiona, y te apasiona hacerlo como lo haces y no de otra forma. Claro que eso implica el pequeño problema de gastar mucho dinero.
Es mucho mas divertido tener sexo con quien quieras, cuando quieras y sin ninguna limitación (nada de preservativos, ni métodos anticonceptivos), así resulta mucho mas divertido, y apasionante, el pequeño problema es si uno está dispuesto a aceptar las consecuencias que con seguridad vendrán.
Cuando te refieres a uno mismo como guardian de sus actos ¿entonces? ¿quien mejor que uno mismo? ¿acaso no eres tu el que saca el dinero, el que mete moneda a moneda enla máquina, el que se cuenta las historias que se cuenta?
¿acaso no eres tu el que para justo cuando está al límite porque sabe que con determinadas consecuencias no podrá?¿acaso no ideas soluciones sobre la marcha incluso mientras estas jugando?¿no piensas por anticipado lo que vas a contar o a quien le vas a pedir?
Contestate estas preguntas francamente, ante ti mismo, mirate y pregúntate si lo que haces es lo posible para no seguir jugando de la misma forma, o haces todo lo posible para continuar. ¿Crees que alguna vez has perdido el control de tus actos? a mi me parece que no, que has hecho lo que has querido en cada segundo de tu vida (salvo cuando te han forzada a algo). Otra cosa es que no te gusten las consecuencias derivadas de tu hacer...
Mala cosa si aún te dices que juegas para ganar dinero. SOLO HAY UN MOTIVO, EL JUEGO ES UNA PASIÓN QUE TIENES. ¿QUE OTRA PASIÓN TIENES EN TU VIDA?¿NINGUNA OTRA?. BUSCALA, y si la encuentras por mucho que te cueste, económica o físicamente, trata de seguir con ella. Siempre te saldrá mas rentable y a la larga te costará menos esfuerzos.
El problema es que a un nivel inmediato tu pasión por el juego, el realizarla, no te cuesta ningún esfuerzo, no necesitas a nadie, y no tienes ni siquiera que pensar en como llevarla a cabo. El problema, es que, claro, es muy cara, carísima. Cualquier otra es mas barata (El surf, el paracaidismo, los coches, el futbol, el cine, los ordenadores, la pintura....) pero mucho mas compleja de poner en marcha y sujeta a mas complicaciones.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Por otra parte y respecto al tabaco, yo conozco gente que fuma como dices. De hecho mi historia con el tabaco hasta hace unos dos años era así. Yo fumaba unos cinco o seis cigarrillos diarios. Eso sí, nunca quise compara cajetillas. Fumaba cigarros sueltos en algún kiosko o bar que tenía. Luego con el tiempo, y coincidiendo con que empecé a hacer mas deporte dejé de fumar incluso esos cigarros. Ahora de uvas a peras, me fumo uno, especialmente si coincido con algún amigo fumador, pero es algo muy pero que muy esporádico.
¿Entonces? ¿yo no era fumador?. Eso que lo responda quien quiera como quiera. Yo ahora no estoy fumando, y yo desde luego no puedo ser algo que hago o que no hago.
Tu ahora si estás leyendo esto no estás jugando. No es una condición lo tuyo. Desde luego si que juegas mas de la cuenta.
Un saludo Micael y grácias como siempre, por tu participación.

MICAEL dijo...

ok Jesus,creo que es al momento del lamentable suceso de tener que darte la razon,como buen jugador,siempre es mas facil encontrar una excusa al hecho de jugar,que buscarla para no jugar,y por supuesto es mas sencillo darle vueltas para encontrar el metodo infalible para abandonar esta "adiccion"(este termino me encanta,porque es como un escudo para todos tus actos,que has jodido 1000 euros,¡¡ahhh!!!,como soy adicto),que asumir el sacrificio,que para el jugador supone el simple y llano hecho de dejar de jugar.
Y ademas en lo referente a buscar un nuevo entretenimiento,tambien tienes razon,en mi caso ,es mas sencillo seguir haciendo esto que te gusta,sabes,y te sientes a gusto,que buscar otra forma menos agresiva de entretenerte.
Asi que lo dicho,tienes razon.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Es posible que la tenga, o que no. La posibilidad de que no la tenga no sería una buena notica para ti, me temo. O a lo mejor sí, y resulta que asumiendo tu condición de enfermo te iría mejor. Ups, aquí te encontrarias con el problema de quién te controlaría...
Bueno, en cualquiera de los casos, recuerda que lo único que puedo hacer yo, es dar mi opinion, que vale lo que vale la de cualquier miembro de la especie, y por tanto, puedo no estar en lo ciertol.
Agresivo, una actividad agresiva, sería apuntarte en boxeo o karate, o comprometerte a pagar tu la línea de Adsl, dinero que por cierto, no iría a parar al nuestra común amiga. ASí estarias menos supeditado a que se dieran las condiciones para poder conectarte.
Animo Micael, ponte a remar hacia donde quieres ir.
Un fuerte abrazo.

Ana dijo...

Leí vuestros comentarios y en definitiva habláis de asumir riesgos.

La cuestión es cuando se es conocedor de los riesgos que supongan para uno el juego y eso no detenga el comportamiento. Es como saber que si uno salta un muro se va fracturar una pierna y lo salta de igual modo.

Es el caso de mi pareja. Sabe que si no para de jugar ya es imposible asumir las deudas, imposible pedir más créditos, pero igual sigue. Sabe que no pienso acostumbrarme a esta situación, que no me hace feliz, ni nos hace felices, pero igual continúa. Aún a riesgo de que yo haga mi vida por mi cuenta.

Es como si negara todo lo que es evidente y que está más que hablado entre nosostros.

El juego puede más que toda planificación para pagar deudas, puede más que las promesas de abandonarlo en días de pérdidas, puede más que cualquier cosa por importante que ésta sea.

Y a estas alturas, ni que hablar de buscar ayuda. Eso es del todo imposible de comprender por su parte.

Sinceramente pienso que solo me queda tomar la decisión de seguir mi camino por más que me duela.

Un saludo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Mire, el juego no puede nada, porque es una cosa que uno utiliza. Está mas que claras las prioridades de su pareja en este momento, y desde luego no son pagar las deudas ni cuidar de su relación.
Hemos encontrado que con una historia media de tres años con problemas serios de juego, el jugador que acude buscando ayuda a nuestras consultas, lo hace, entre una y tres semanas después de que su pareja decide dejar de ayudar, romper la relación y continuar con su vida. Esto ocurre en un 63% de los casos. En un caso que presentan Hand y Hand en la revista "Psicología y Salud", el jugador utiliza los problemas derivados del juego para terminar con una relación a la que no quería poner fin tomando un papel activo.
Le recomiendo que decida usted para su vida, que tome sus decisiones, y se ello redunda en que su pareja decida replantearse su relación con el juego, pues estupendo. Usted le pide un cambio a él, pero es posible que usted también tenga que cambiar.
Por otra parte, estamos hablando de emociones, de pasiones, y esas no entienden de razones, sino cuando ya los problemas son tantos, que no queda mas remedio que cambiar. Por todo esto, le repito, adelante en lo posible las consecuencias.
Un saludo y muchas grácias por participar en el blog.

MICAEL dijo...

Ana,todo lo que cuentas los e por mi propia experiencia,yo no soy nadie,Dios me libre para decir a alguien con quien debe de estar,o que decision tomar,pero te puedo dejar las cosas un poco claras,tu pareja es un jugador,y lo que mas le gusta en este mundo es jugar,pero tiene que decir basta,porque llega un momento que las consecuencias de su "hobby",no se las puede permitir,y eso es el que lo tiene que tener claro.
Yo no comparto en absoluto,la teoria que un jugador utiliza las consecuencias de jugar para poner fin a una relacion,pero si que cuando uno se ve solo y abandonado,cuando uno es consciente de lo que pierde por seguir jugando,hay veces que se reacciona y se busca ayuda.
Aunque es cierto,que aveces esa busqueda no es sincera y solo se utiliza para que la pareja regrese,y hay es donde tu tienes que tener las cosas muy claras.
un saludo

Ana dijo...

Hola de nuevo!

Respecto a lo que dices Jesús, algo hay. Puesto que la convivencia en un principio fue muy dificil puesto que venimos de culturas distintas con hábitos distintos.
Él siempre dijo empezó a jugar para olvidarse de esas dificultades, que en definitiva la culpable de que él juegue soy yo.

Mi respuesta a eso siempre fue que si existen problemas de pareja entre nosotros, lo más maduro y coherente es buscar ayuda tepaeutica y no, actuar de modo que además se sume otro problema y que nunca va a resolver el primero.

Le demostré en muchas ocasiones que aún cuando estamos bien entre nosotros y todo marcha estupendamente, igualmente decide ir a jugar.

Sí, dice que juega porque le gusta, pero por otro lado dice que quiere dejarlo porque no le hace feliz.

Ahora entró en la etapa de que yo debo aceptar ese "hobbie" suyo y que no debo meterme en asuntos de su economía (mis ingresos aportados al hogar son pocos). Hasta me pide que lo acompañe, a lo cual me niego. Creo que intenta que este problema sea un problema de ambos, como para que yo no pueda reprocharle nada.

MI situación para irme es complicada puesto que mis ingresos son inestables y como extranjera indocumentada no me es nada fácil encontrar un trabajo compatible con el que ya tengo (que es de forma independiente y en negro).

Aún cuando doy los primeros pasos para vivir por mi cuenta, su respuesta es que yo quiere que yo me vaya... pero tampoco actúa de forma que yo quiera quedarme.

La solución sería tan sencilla como tomar la decisión de dejar el juego ayudado por quien esté capacitado (psicólogo, psiquiatra).
Pero la respuesta a esa propuesta mía, es que él dice no necesitar ayuda, que puede solo...

Sí, solo un mes hasta que vuelve a tener ingresos.

Sinceramente, ya probé todo lo que se me ocurrió para hacerle entender que necesita ayuda profesional... y ya me quedé sin recursos. ¿Alguna otra sugerencia?

Les agradezco sus respuestas.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Hola Ana. Si tengo una sugerencia importante que darte. Deja de mirar el problema, como un problema de él, y por supuesto deja de mirarlo como un problema de juego. Eres tu la que hablas con nosotros. Y tu situación es mala, tanto si el jugara, como si se dedicara a serte infiel, como si decidiera meterse en inversiones disparatadas. Y es mala, porque no eres autosuficiente, y eso para cualquier adulto no es bueno. El lo sabe, y tu lo sabes. Claro que si se tratara de otra persona, tu estarias muy enfadada con él, pero si el te contara se se le va la cabeza y lo hace sin querer es posible que aceptaras barco como animal acuatico ¿me equivoco?. El amor es muy bonito, pero no tiene nada que ver con la capacidad de cada uno y la independencia. Hace unos años, cuando las mujeres no tenían derechos, si que no les quedama mas remedio que depender de un hombre. La igualda os trajo la independencia, pero también la responsabilidad que ello conlleva.
Por tanto, soluciona TU situación, y deja que él se haga cargo de la suya. Siento hablarte así, pero si me ando con rodeos no se entiende nada, y tardo mucho mas en expresarme. Además, en cuanto en tanto seas independiente, puedes valorar mucho mejor tu relación afectiva, es decir, no te hará falta esa persona nada más que para que complete tu vida afectiva, no económica.
Reitero, mi sugerencia: arreglar tu vida, ocuparte de eso, y fomentar tu independencia.
Un abrazo y suerte.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Perdón por continuar aquí. Claro que responsabiliza a cuestiones externas para jugar. El juego le gusta, lo que no le gustan son las consecuencias que traen, y que tu le des la brasa con el asunto.
Solamente cuando le interese averiguar que pasa con su dinero, a donde ha ido, y cambien sus prioridades, se planteará sus motivaciones y el uso que le ha venido dando al juego. Nunca porque tu le reprendas como a un niño pequeño.
Un saludo.

Ana dijo...

Gracias por tus comentarios Jesús. Créeme que eso es lo que llevo haciendo un par de años, ser independiente económicamente. Siendo española resido en un país muy complicado para temas de empleo y vivienda... ni trabajando 15 hrs por día podría sustentarme sola (con un hijo). Aunque... lo voy a pensar, quizás sí pueda. Deberé por supuesto dejar la actividad que ahora tengo trabajando por cuenta ajena para ganar más o menos lo mismo trabajando el triple de horas. Combinar lo que tengo con otro empleo no es compatible.

Por otro lado está la vida afectiva como dices. A mí no me parece muy afectuoso compartir el tiempo con una máquina en lugar de con una pareja. Yo no estoy con esta persona ni en su país por cuestiones de economía, estoy por afecto, por amor.

En estos dos años con este problema créeme que he probado de aceptarlo como un defecto suyo, como algo genético (hay herencia familiar de ludopatia). He probado no meterme en absoluto, me aceptado sus salidas, he sido cómplice con las mentiras a su familia. En definitiva, he probado estar a favor y en contra.
Le he facilitado información y sabe perfectamente de qué hablo puesto trata a diario con la salud.

Lo que me duele es ver como alguien que razona perfectamente en su trabajo, alguien muy formado en salud, alguien que siempre tuvo un comportamiento ejemplar ante la vida, alguien inteligente... no sepa ver que está metido en un serio problema de salud. Más que dolerme, no lo puedo comprender.

Actualmente la mitad de sus ingresos que no son pocos (como diez veces más del salario de un obrero o mi salario), van a parar al pago de créditos. La cuestión es que quiere sacar el importe de esas cuotas, del juego. Le hice reflexionar muchas veces, que lo que fue que causó el problema económico es imposible que lo resuelva. No se apaga el fuego con más fuego.

Finalmente la solución que me aportas, es que luego de costar mucho tiempo poder estar juntos con toda una serie de renuncias por mi parte, es que haga mi maletita y me vaya, y que no me olvide de meter en ella mi fracaso. Cuando lo más coherente es que él realmente y friamente pudiera darse cuenta de que comete quizás el mayor error de su vida... y actuar en consecuencia como persona inteligente y pensante que es.

Gracias por tus palabras!
Saludos!

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Bueno, tus palabras no se si denotan decepción, afección o ambas. Siento ambas. También tienes la opción, de no hacer las maletitas, como tu dices, e invertir mas tiempo y esfuerzo en tratar de convencerle. A lo mejor un día de estos lo consigues. Pero obviamente, en caso de que lo logres o no, será tu decisión, y tendrás que asumir tanto si te sale bien la inversión como si nó.
El tiene claro su modo de vida, y por lo que veo no piensa cambiarlo. Tu tendrás que seguir intentando que lo cambie. A mi me parece bien cualquier decisión que escojas.No tengo ninguna preferencia, no te equivoques, ni por que hagas una cosa u otra. Eso si, si tu me dices que todo esto lo haces "para que él", yo no tengo mas remedio que contradecirte, estás, como dejas bien claro en tu mensaje, tratando de buscarle salidas a tu vida. Que eso lo veas como un problema de salud o no, ¿en que cambia el problema?. Te aseguro que hay diabeticos que llevan muy mal controlada su enfermedad, y que se niegan a responsabilizarse de ella, porque lógicamente optan por estar bien a corto plazo y pasarlo mal en el futuro. Sus parejas pueden asumir que están enfermos, ¿pero tambien tienen que asumir como parte de su enfermedad el que sean unos irresponsables?.
Lamento si mis palabras te han molestado. Por supuesto yo solo te estoy danto mi MODESTÍSIMA opinión. Además si les expones a otros profesionales de la psicologìa o de la psiquiatria, lo que yo te digo, me quitarán razón en la mayoría de los casos. Así que puedo andar equivocadísimo, y la genética y la salud le ha jugado a tu pareja una mala pasada, y él no es responsable de nada. El problema de asumir eso, es que esta "enfermedad" tal y como se define normalmente es una enfermedad CRÓNICA E INCURABLE. Así que tendrás que tener paciencia. Esa paciencia evitará que tengas que hacer tu maleta y asimilar un fracaso (yo, personalmente no entiendo donde está el fracaso, pero claro, mi concepto de las relaciones y de los fracasos, debe de ser muy diferente, que no mejor del tuyo, también sospecho que el de responsabilidad, y de qué es de quién).
Un saludo, perdona, y espero por lo menos, haber conseguido que pensaras el problema desde otra ótica.

Ana dijo...

Jesús,

No, no me molestaron tus palabras. Si entré aquí fue porque vi en la portada que eres profesional. Por tu condición tendrás una visión más objetiva que cualquiera que haya vivido el problema en su propia piel.

No soy una persona que se rinda fácilmente, la palabra fracaso es la última en mi diccionario personal. Pienso que siempre hay un paso más para dar antes que optar por la rendición.

Sé que estamos hablando de una enfermedad crónica e incurable, y sé que el riesgo es grande, lo asumo. Sé que puedo perder porque no soy Dios. Sé que si algún día la supera pueden aparecer a cambio otras adicciones porque su personalidad es adicta. U otras se pueden solapar a ésta.

Trato de que no le de miedo tener miedo. Está muerto de miedo. Trato de que se de permiso para reconocer que se equivoca, es tan autoexigente que no se permite el error. Trato de que entienda que una máquina por más refugio temporal que sea ahora, no va a solucionar sus problemas afectivos del pasado (su papá daba dinero a cambio de amor, él es consciente), trato de que esos problemas los lleve a donde van a darle herramientas para enfrentar el dolor que le causan y con el tiempo sanarlos. Trato de que entienda que ser adicto no es el fin del mundo. Trato de que comprenda que hay una salida, que SIEMPRE HAY UNA SALIDA.

Me di cuenta de que soy más fuerte que él. Mientras haya amor, siempre habrá de mi parte apoyo y fuerza. Pero a veces flaqueo y caigo, tantas veces como caigo, me levanto y sigo.

Para mí el fracaso sería no poder lograr el objetivo de compartir nuestras vidas. Sé que el fracaso existe para mí también, no soy especial, pero opto por él en último término.

Entre a este lugar porque lo vi distinto, muy realista. Yo siempre prefiero una verdad por dolorosa que sea.

Te agradezco todo lo que escribes, se que voy a sacar provecho porque hasta ahora he estado dando vueltas en círculo.

De nuevo, te agradezco tus palabras y tu tiempo.

Saludos!

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Perfecto, perfecto, en cuanto a lo del apoyo afectivo, si eso no es problema. Mira, ¿te acuerdas de aquella peli "el hombre que susurraba a los caballos"?. Está basada en un libro muy interesante de un adistrador de caballos. El tío lo que hace cuando el caballo se comporta "mal" , no es pegarle o gritarle, como hacen otros, simplemente deja de hacerle caso, no le pone asunto, lo aparta de sí.
El busca tu afecto cuando esta martirizado por los problemas, como un niñito travieso. Muy enternecedor los del padre, ¿y que?. ¿Me estás diciendo que la culpa va a ser de su padre? (que daño ha hecho el psicoanálisis señor....). Ya estamos otra vez con el niñito, echando balones fuera para no tener que hacer lo que tiene que hacer. Y tu haciendo de madre, con lo cual ya no sois una pareja.
Mi apoyo desde aquí para que sea lo que seas lo que decidas hacer te salga bien. También te digo que sea lo que seas lo que hagas, que sea con todas las consecuencias, las decisiones tomadas a medias no suelen funcionar. Son del tipo de, "voy a dejar de jugar" pero lo vuelvo a hacer...
Aquí tendría que estar escribiendo el, pero claro, él no tiene ningún interes. Si tan asustado está, ¿que es lo que hace?, ¿te deja a tí que te encargues de su temor?. Asustado es cuando uno tiene un tumor, ahí te ASEGURO que sería EL quien estaría hablando conmigo.
Un saludo.

MICAEL dijo...

Hola Ana,aprovechando esa frase de que prefieres la verdad por dolorosa que sea,te dire,que hay unos cuantos mitos a los que un jugador se agarra como clavo ardiente,para justificar algo tan sencillo como que hacemos lo que mas nos gusta que es jugar,y como las consecuencias del juego al final siempre son insoportables,entonces es cuando nos agarramos a lo que podemos,y pasamos de ser personas normales a enfermos cronicos e incurables,le hechamos la culpa a nuestra genetica,y nos escudamos en nuestra infancia,y bajo este `paraguas de justificaciones seguimos haciendo lo que nos gusta.
Perdona cariño por haberme gastado 200 euros,pero ya sabes que soy un enfermo,perdona mi amor por haber jugado el dinero de la hipoteca,pero la culpa es de mi madre que jugaba al parchis,y asi las que quieras,y hasta donde tu quieras,pero de mientras el hace lo que le gusta.
Yo todavia no recuerdo ni una sola vez que haya jugado por obligacion,o que estuviese sufriendo mientras lo hacia,despues llegarian los remordimientos,pero solo despues,y curiosamente en caso de haber perdido.
Un ejemplo de que no es una enfermedad incurable,es que si tu a tu marido le dejas en un monte,con comida y bebida,y ropa de abrigo,te aseguro que no le va a pasar nada de nada,no tendra fiebre,ni dolores,ni ningun tipo de malestar,se preocupara mas de coger leña para hacer fuego,que de su "incurable enfermedad".
Y una pregunta,¿cuando esta muerto de miedo?,¿cuando esta delante de la maquina?,te aseguro que no,y hay estoy de acuerdo con Jesus,si de verdad tiene miedo,en vez de escudarse en artimañas,buscaria ayuda,que eso no significa que lo vaya a conseguir,pero si que verdaderamente le preocupa lo que le pasa,mientras el siga a lo suyo y tu le justifiques sus actos en la genetica,la infancia,en que esta enfermo,tu siguiras sufriendo y el seguira haciendo lo mismo.
Asi que tu misma.
Pero te aseguro que esa es la verdad por dolorosa que sea,y si es como yo,te utilizara y exprimira hasta donde pueda,
un saludo